El pasado 28 de agosto fue aprobada la Orden HFP/816/2017, que introduce una nueva declaración informativa que presentar a Hacienda: el modelo 232, declaración informativa de operaciones vinculadas y de operaciones y situaciones relacionadas con países o territorios calificados como paraísos fiscales.

El modelo 232 tiene efectos para los ejercicios impositivos iniciados a partir del 1 de enero de 2016. El plazo de presentación será dentro del mes siguiente a los 10 meses posteriores a la finalización del ejercicio impositivo de la entidad. En general, para ejercicios finalizados el 31 de diciembre, el plazo finalizará el 30 de noviembre del año siguiente. Como excepción, para ejercicios iniciados en 2016 y finalizados antes del 31 de diciembre del mismo año, el plazo también finaliza el 30 de noviembre de 2017. En la página web de la AEAT se facilita extensa información sobre quién y en qué casos debe presentar el modelo 232 de operaciones vinculadas.

 

¿Qué sanciones se pueden imponer por no declarar en plazo o declarar incorrectamente el modelo 232?

Se trata de una declaración informativa, que por lo tanto no implica cuota tributaria alguna a favor de la Hacienda Pública. O lo que es lo mismo: sirve para facilitar información a la Agencia Tributaria, pero no implica pago alguno.

Ahora bien, no presentar una declaración tributaria cuando se está obligado a ello, o presentarla, pero fuera de plazo o de forma errónea o incompleta (o, por qué no decirlo, falseada), puede constituir infracción tributaria y acabar en sanciones. Básicamente, pueden darse dos escenarios:

1º. No presentar la declaración dentro del plazo fijado

La Ley General Tributaria (LGT) establece, en su artículo 198.1, titulado Infracción tributaria por no presentar en plazo autoliquidaciones o declaraciones sin que se produzca perjuicio económico (…), las siguientes multas tributarias:

  • Sanción de 20 euros por dato o conjunto de datos (referidos a una misma persona o entidad) que se hubiera dejado de declarar. Con los siguientes límites:
    • Sanción mínima: 300 euros
    • Sanción máxima: 20.000 euros
  • Si la presentación fuera de plazo se hace sin haber recibido un requerimiento previo (notificación) de Hacienda, los importes anteriores se reducen en un 50 %.

 

2º. Presentar la declaración en plazo, pero de forma incorrecta o incompleta

En este caso se aplicaría el artículo 199.5 de la LGT, titulado Infracción tributaria por presentar incorrectamente autoliquidaciones o declaraciones sin que se produzca perjuicio económico (…), con las siguientes sanciones tributarias:

Lo no declarado supone…Multa aplicable
… menos del 10 % de lo que se debió declarar500 euros (fija)
… más del 10 % de lo que se debió declarar0,50 % sobre lo no declarado
… más del 25 % de lo que se debió declarar1,00 % sobre lo no declarado
… más del 50 % de lo que se debió declarar1,50 % sobre lo no declarado
… más del 75 % de lo que se debió declarar2,00 % sobre lo no declarado
Para todos los casos anterioresIncremento del 100 % si existe reincidencia

 

¿Por qué es conveniente no arriesgarse y presentar correctamente y en plazo esta declaración?

Como con cualquier obligación tributaria, no es recomendable evitarlas, ya sean de contenido económico (cuotas a ingresar) como informativo (declaraciones informativas). Vemos que existe un régimen sancionador cuya equivalencia en dinero dependerá de los importes que se hayan dejado de declarar.

Los mecanismos de los que dispone la Agencia Tributaria para requerir a una entidad obligada a presentar el modelo 232 son numerosos. Tiene en su poder multitud de datos que puede cruzar cuando quiera. Sobre todo, las siguientes declaraciones informativas: los modelos 190, 180, 193, 347, 349, etc. Por poner un ejemplo: en el modelo 190 se informa de las retribuciones salariales satisfechas por una entidad a sus trabajadores, incluidos los administradores de la sociedad (personas vinculadas). Y no olvidemos que, recientemente, se ha puesto en marcha un sistema que simboliza lo que va a ser el futuro: el Suministro Inmediato de Información (SII). 

¿Por qué dejar de declarar esas operaciones vinculadas en el modelo 232… si ya se han declarado en el modelo 190 o en otros? Es arriesgarse innecesariamente a ser sancionado y a levantar sospechas en la Administración, originando quizá el inicio de una inspección tributaria